El BIM en el mundo de la arquitectura y la ingeniería

Gracias a la eficiencia y ahorro de costes que entre otras ventajas viene aportando el BIM (Building Information Modeling) a la arquitectura, ingeniería, construcción y las instalaciones, éste revolucionario concepto ha ido ganando terreno hasta consolidarse como principal tendencia mundial metodológica y tecnológica, esperándose que crezca aún más rápido en implantación y aplicación en los próximos dos años según los principales estudios, como el del Transparency Market Research.
El BIM es esencialmente un sistema de datos de construcción que permite diseñar y gestionar toda la información sobre una construcción en todo su ciclo de vida de manera inteligente. La «I» de inteligencia es una de las partes fundamentales, dado que permite que las herramientas informáticas automaticen un sinfín de tareas como las relaciones bidireccionales paramétricas, cálculos y análisis. Además si profundizamos en sus beneficios, aparecen destacados el trabajo colaborativo y la creación de representaciones y simulaciones digitales de los diseños, con todas sus características físicas y funcionales, incluida la gestión, el control y la posterior explotación.
Aunque en países como EE.UU., donde nace, su nivel de implantación tanto en el sector privado como el público ya es casi completo, en otras regiones del mundo se está acelerando rápidamente su adopción gracias a exigencias del mercado actuales tales como la eficiencia, la reducción de problemas de construcción, el ahorro de costes, la colaboración, y el alcance de nuevos niveles de calidad y alcance en los desarrollos. El correcto uso del BIM y sus herramientas proporciona constatadas ventajas en la gestión del proyecto en términos de 3D y simulaciones 4D, lo cual minimiza los errores de planificación y ejecución y agiliza la construcción a través de la colaboración y el uso de técnicas de mejora continua y evaluación constante en tiempo real durante el diseño y la ejecución
Las principales compañías de software a nivel mundial como Autodesk, propietaria del revolucionario hace 25 años AutoCAD, han puesto en el mercado herramientas específicas para empoderar el BIM, entre las que destacan REVIT, ArchiCAD u Allplan, además de otras conocidas por sus facetas de diseño o gestión como Inventor, Robot, Ms Project, Primavera, Solidworks, Presto o Navisworsk. Ante un escenario tan diverso de aplicaciones, una de las tareas más importantes es diseñar una estrategia de implementación de uso adecuada a las necesidades de cada organización y los mercados que atienden. Se trata de seleccionar para orientarse al mercado, pero también para escoger los métodos que permitan ser más eficientes en el diseño, creación y mantenimiento de los activos de construcción, por lo que es importante tomar buenas decisiones en éste aspecto que aseguren buenos niveles de usabilidad y amplio soporte formativo y consultivo.