¿Ventanas de PVC, aluminio o madera? Part 02

Aislamiento térmico

Una vivienda bien aislada se traduce en confort y en un importante ahorro energético, gracias a unas menores pérdidas energéticas en forma de calor por la fachada. Para evitar este tipo de pérdidas, debemos elegir el material adecuado para la ventana unido a un vidrio con propiedades térmicas.

El aislamiento térmico de un material se define por su coeficiente de conductividad térmica λ (W/mºK). Cuanto menor sea este valor significa que estamos ante un material más aislante.

Ventana de PVC

La ventana de PVC tiene un coeficiente de 0,17 W/mºK. Su sistema de cámaras de aire y sus propiedades aislantes del frio y del calor, conseguirán que la ventana tenga una temperatura agradable al tacto tanto en invierno como en verano, con el consiguiente ahorro de energía.

Ventana de Aluminio

La ventana de aluminio, al estar fabricada con un metal, tiene una alta conductividad 204 W/mºK. Para reducir estos valores, las ventanas se fabrican con rotura de puente térmico (inclusión de piezas no conductoras), para así tener mejores propiedades aislantes, aunque va asociado un sobrecoste.

Ventana de Madera

La ventana de madera, por su parte, cuenta con un coeficiente de 0,21 W/mºK, por lo que es un elemento aislante por naturaleza que aporta calidez y confort, al mismo tiempo que son eficaces para evitar los puentes térmicos.

Aislamiento acústico

En nuestros hogares es muy importante disfrutar del silencio y la tranquilidad aislándonos de los molestos ruidos del exterior. El tráfico, las terrazas de bares o las discotecas son causantes de la llamada contaminación acústica, que puede llegar a ser perjudicial para los ocupantes de una vivienda. Por ello, debemos elegir un material adecuado para las ventanas, además de un vidrio con propiedades acústicas.

 

El impacto acústico siempre vibrará más en una ventana de aluminio, al ser un metal, que en una de PVC o madera que absorben mejor el impacto. Esta diferencia de vibración es imperceptible al oído humano, pero si se aprecia la diferencia en los ensayos y además se traduce después en una falta de confort acústico.

Debemos recordar que los datos, tanto del aislamiento térmico como acústico, se pueden consultar en la etiqueta energética de la ventana.

Seguridad

En cuanto a seguridad, lo que se debe tener en cuenta es la elección del cristal y del herraje adecuados (seguridad RC1, RC2…) más que en el tipo de perfil, ya que todos nos aportarán seguridad a nuestra vivienda.

Resistencia al fuego

El PVC es un material difícilmente inflamable, no propaga la llama, no gotea y además cuenta con la ventaja de ser autoextinguible si se retira el foco de la llama. Es decir, el PVC por sí solo no arde.

El aluminio es un material incombustible, pero tiene una alta conductividad térmica, por lo que puede alcanzar muy altas temperaturas. También es importante mencionar que no desprende gases nocivos ni humos.

La madera tiene un buen comportamiento frente al fuego; se quema, pero no es inflamable. Es imposible evitar que la madera sea combustible, pero existen métodos, mediante la aplicación de agentes químicos al material, que colaboran en el retardo de la combustión.